IRONMAN 70.3 CASCAIS (PORTUGAL)



He querido empezar con esta frase del gran Michael Jordan por que en esta prueba he vuelto a confirmar que lo verdaderamente importante de la vida es poderla compartir con alguien. Si no sería como un libro que nadie lee. Tenemos que ser generosos y compartir. Ya sabéis, que el principal propósito de este blog es intentar servir de ayuda a otros (información sobre pruebas, algunas recomendaciones deportivas y generales, etc.) pero esta vez quiero hacer hincapié en el compañerismo dentro de un deporte a priori individual como el triatlón. Creo que es una parte indisoluble de nuestro deporte y algo que lo hace único.


Fuimos a esta competición seis amigos (Javi, Enrique, Pablo, Antonio, Lennart y yo). Cinco en la furgoneta de Antonio. Pablo saldría más tarde de Madrid en su coche. Habíamos quedado en mi casa el viernes para salir a las 15 h. Cascáis está a 665 km. Serían unas 6 horas de viaje. La verdad es que como íbamos hablando casi todo el tiempo, cuando nos dimos cuenta ya habíamos llegado. Nos alojaríamos en un apartamento que estaba a 1 km. de la Expo y la meta.


Cascáis es una ciudad señorial donde se reunía la futura monarquía europea. En el eje Cascáis-Estoril-Sintra estuvo el Rey emérito Juan Carlos de Borbón junto a la Reina Sofía disfrutando de largas estancias. La zona es realmente espectacular con Castillos y edificaciones de ensueño bañadas por el Atlántico. 


El sábado nos levantamos pronto para nadar un poco. El agua estaba fría pero soportable. El resto de la mañana la dedicamos a recoger los dorsales y visitar la Expo. Allí tienen unos horarios más europeos que los nuestros por lo que hay que comer pronto. A las 2 de la tarde están cerradas la mayoría de las cocinas de los restaurantes. 


Por la tarde teníamos la entrega de bicis a la que decidimos ir montados y que nos sirviera para comprobar que los cambios, frenos, etc. estaban bien. 


Para la noche decidimos comprar comida y cenar en el apartamento, así evitábamos las vueltas buscando un restaurante que tuviera sitio (eramos 2.600 participantes, a sumar los familiares que hubieran venido con ellos).  Es algo altamente recomendable. De esta manera podemos tomar lo que necesitamos (pasta=carbohidratos) y nos evitamos estrés y "sorpresas" en forma de intolerancias o retrasos con los horarios previstos en la cena del día anterior a una competición. 


El domingo, día de la prueba nos levantamos a las 5:15 a.m. Desayunamos tranquilamente en el apartamento. Mi desayuno consistió básicamente en una tostada con aceite de oliva y jamón serrano, y un tazón de muesli con frutos secos. Lo más importante es no tomar nada a lo que no estemos acostumbrados. Y no cebarnos como si no hubiera un mañana. Si normalmente no desayunamos un plátano, un yogurt, un café, dos tostadas, una magdalena y un tazón de cereales, no hacerlo antes de un Ironman o Half Ironman. 


Cinco minutos antes de la salida una soprano cantó el himno de Portugal. Los pelos como escarpias. Entre el entorno, la tensión y la música se respiraba una atmósfera casi irreal. Me encontraba con Javi en el cajón de "Sub 30". Es de esos momentos en los que te das cuenta de los afortunados que somos y que esos momentos serán los que nos alimenten el día de mañana. 



La natación fue limpia por la salida "Rolling Start", que es salir por tandas y no todos a la vez.  Si te pones en el cajón de tu tiempo estimado nadas con gente de tu mismo nivel y no hay tantos golpes. La transición era la más larga que he visto en mi vida. Con una distancia en torno a 1 km. Unos 160 m. después de salir del agua, había una zona donde podías dejar unas zapatillas para ponértelas hasta la bici. Yo lo hice y acerté, ya que adelanté a unos cuántos que no habían dejado zapatillas e iban descalzos. Además te evitabas el machaque de pies. 
Mi tiempo, 30:23 (1:36/100 m.). 


El sector de bici empezaba con una parte muy rápida hasta el km. 50. Luego venía unas subidas hasta el km 74. y luego bajada hasta el km 90. Recorría paisajes impresionantes como la playa de Guincho. Lastima que el drafting empañara muchos tramos. Es verdad que es difícil mantener la distancia entre 2.600 bicis, pero en muchos casos la culpa era de los deportistas. En cuanto a la alimentación llevaba un bidón con 3 geles y otro con Maurten (Carbohidratos), es una nueva bebida que se anuncia como la bebida deportiva mas rica en carbohidratos del mundo (80 gr) y me gustó.Tiene un sabor muy neutro y se asimila muy bien. También me tomé un gel de la marca justo al terminar la bici. 
Mi tiempo en bici fue de 2:30:22 (36 km/h de media). 
Nuevamente, rápida transición y a salir a correr. 




El circuito a pie era duro, constaba de dos vueltas de 10,5 km. con dos subidas en cada vuelta. Lo chulo era que al ser dos vueltas te cruzabas con la mayoría de atletas. Vi a Fernando Alarza, a la postre ganador de la prueba como "volaba" a 3:15 min/km. También me crucé con Javi, que había hecho una bici espectacular y con Enrique que iba a muy buen ritmo (4 min/km). 
En los avituallamientos iba alternando cada 2,5 km. isotónico o agua + gel. Y en los últimos 7 km. tomaba Coca-cola para no "empacharme" de tanto gel e iso. 
Tiempo final de la carrera: 1:32:17 ( 4:23 min/km). 

TIEMPO FINAL: 4:41:52 ( 7º GE). 



CONCLUSIONES:
En lo deportivo. Es una prueba recomendable. El sitio es precioso. Los circuitos son muy chulos
y la organización de Ironman es impecable. Punto negativo, que hay mucha gente. 
En cuanto a nuestro grupo, Enrique (3º GE 50-54) y Javi (6º GE 45-49) consiguieron clasificarse para el Campeonato del mundo 70.3 Ironman de Niza 2019. Enhorabuena a los dos porque se marcaron sendos "carrerones". Pablo (6º GE  55-59) y yo (7º GE 50-54) nos quedamos a las puertas y Antonio y Lennart no pudieron acabar. Por tanto, tuvimos de todo. 


En cuanto a mi rendimiento creo que no fue malo. 4 h.41 min. es un buen tiempo para un Half IM, pero el nivel fue muy alto y yo este año no he dedicado el tiempo que debía haber dedicado a entrenar. El Marathon de Sables ha sido mi objetivo principal este año. No obstante, estoy barajando la posibilidad de prepararme mejor y hacer otro Half  Ironman e intentar la clasificación para el mundial de Niza 2019. Sería mi segundo mundial 70.3 después de Austria 2015, donde fui con Enrique. 
En lo personal. Lo mejor de todo, como ya he dicho al principio, la convivencia. Me siento muy afortunado de tener los amigos que tengo dentro del triatlon y son una parte importante de mi vida. Hay mucha gente con una enorme calidad personal dentro del deporte. 
Por último os dejo el fantástico seguimiento que me hizo mi amigo Javier Herrero. Gracias! 



Y ya sabes, si buscas un entrenador personal puedes contactarme por mail: luis.arriba@gmail.com.
Gracias!

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARATHON DES SABLES

BALANCE 2017 Y OBJETIVOS 2018

IRONMAN HAMBURGO