MARATHON DES SABLES


“Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad.”. Frase de "Gladiator", rodada en el desierto de Ouarzazat.

"Lo bello del desierto es que en algún lugar esconde un pozo". El principito" (1943), Antoine De Saint-Exupéry.

Hace años que deseaba hacer esta prueba. Exactamente desde hace unos 8 años que vi a un compañero del Aguaverde (mi primer club de triatlón) llevando una chaqueta con un “Bereber” y las palabras “Marathon des Sables” en amarillo.

Era jueves, 5 de abril y me encontraba en la T 4 de Barajas. A las 19:30 h. salía el vuelo a Ouarzazat con escala en Casablanca. Allí me encontré a Cesar, con el me había cruzado algunos emails. Era ingeniero, de Zaragoza y trabajaba en la Opel de Figueruelas. 
En el vuelo coincidimos con Alejandro, también primerizo en Sables.
Llegamos a Casablanca sobre las 21 h. Allí tendríamos que esperar casi 3 horas hasta volar a Ouarzazat. No había mucho sitio libre donde sentarse y vimos una mesa ocupada por una sola persona. Le pregunté en inglés si podíamos sentarnos y me dijo que si. Le pregunté de dónde era y me dijo que mexicano. ¿Qué hacemos hablando en inglés, entonces je,je? A partir de ahí hablamos en Español y poco a poco se fue acercando más gente. Nos juntamos unos cuántos que posteriormente constituiría la "famosa Haima 11”, 7 españoles y un mexicano.



Llegamos a Ouarzazat casi a la una de la mañana y nos llevaron al hotel Les Arts. Eran habitaciones dobles y compartí habitación con Cesar, "el ingeniero" a partir de entonces je,je. 
Por la mañana a las 8 a.m debíamos estar en el Hall del hotel. Nos esperaban 6 largas horas de autobús hasta el primer Bivouac (campamento). A mitad de camino, hicimos una parada y nos dieron una bolsa con comida. Nuestra primera comida en el desierto. En esa primera parada vimos un escorpión, por lo que lo del "aspira venenos" obligatorio, no era ninguna broma, aunque gracias a Dios, no tuvimos que utilizarlo durante los 9 días en el desierto. 

El viernes, tomamos “posesión” de nuestra "famosa Haima 11”. El resto del día lo dedicamos a preparar la mochila con  todo lo que llevaríamos en los 6 días de carrera (comida, saco de dormir, ropa, etc.) algo sumamente importante al ser una carrera en régimen de “autosuficiencia”, ya que cualquier "error de cálculo" podría tener fatales consecuencias.



También nos dio tiempo a “trotar”  4 kms. con Alex Fraguela, “Pro” patrocinado por el equipo Salomon Canarias. Trotamos a “4:30 min/km”, ritmos impensables para los días de la prueba, pero que nos servía para “quemar carbonilla”. 
La verdad es que se respiraba muy buen ambiente entre los “Sableros” que es como se nos llama y el tener una afición en común como la de los deportes de aventura y las carreras Ultra hace que haya una especie de nexo invisible de unión entre nosotros. 

El sábado por la mañana teníamos el control de material en el que nos revisaban el material obligatorio (saco dormir, manta térmica, aspira venenos, 14.000 calorías de comida, etc.), todos hemos deshecho y hecho la mochila tropecientas veces, verificando que teníamos todo, pero sobre todo intentando bajar el peso de la misma. En el control de material la mía pesó 8,6 kg. La mochila de los que van a disputar la prueba pesa en torno a 6,5 kg (el peso mínimo permitido) y la de los que vienen simplemente a terminar puede superar los 10 kg. 



Por la tarde sobre las 4 p.m salimos a “trotar” de nuevo. Esta vez salimos los 8 de la Haima. Paco de Sevilla, con su camiseta de finisher Iberman 2013, Miguel, "the Mexican boy" (Finisher de la Tahoe Endurance Race, 205 millas (330 kms.), Alex, nuestro “Pro”, con podios en múltiples carreras de montaña, German, Ultraman Walles 2015, Luis, finisher Titan Desert 2017, Pedro, compañero de Luis con el que hizo la Titan y Alejandro, que el año pasado no pudo venir por lesión y le pasaron la inscripción a este año. Allí no había "mancos ni cojos" je,je. 
El “trote” salió a “4:30 min/km”, el ir con un “Pro” como Alex es lo que tiene ;-). 

1er día de carrera, domingo 8 de abril (30,3 km):
Hoy será nuestro bautismo en el MDS, nos quitan la lona que hace de improvisado techo a las 6:30 a.m. En una hora tenemos que estar para hacer el número “33” que es número de nuestra edición y que lo fotografíen desde el cielo con un helicóptero. 




A las 8:30 h. Nos convocan para la charla técnica y a las 9:00 h. la salida.
La etapa de hoy era de casi 31 km. Con dos zonas de dunas. 
Suenan los primeros acordes del “Highway to hell” de AC/DC. Se me ponen los pelos de punta. 3,2,1 y...salida.

Como era de esperar la gente sale como si no hubiera un mañana. 
Noto el peso de la mochila, avanzo con dificultad por las dunas, pero me siento feliz...estoy en el Marathon des Sables! 
En las dunas, cada vez que piso el pie se me va para atrás. La mochila pesa como un demonio. No hay manera de avanzar y correr decentemente...cuesta una barbaridad. 
Esta etapa me ha servido para conocer el desierto y sacar conclusiones. Aún con todas las dificultades, la he disfrutado. Acabo en el puesto 65 de la etapa y de la general y 5º de mi grupo de edad (VH2). Pero esto no ha hecho más que empezar. 

Por la noche viene uno de los momentos mas deseados todos los días en Sables. es el momento del reparto de Emails. Vienen con una carpeta y empiezan a nombrarnos. La emoción que se siente es algo que no se puede explicar con palabras. Es nuestro único nexo de unión con el mundo exterior. De verdad, muchísimas gracias todos aquellos (muchos, la verdad) que habéis dedicado unos minutos y os habéis molestado en escribir unas líneas de apoyo y aliento. Os estaré siempre agradecido. 




2º día de carrera, lunes 9 de abril (39 km): 
Adelantan la salida media hora por la previsión de fuerte calor.

Salgo con César, "el ingeniero", salimos a buen ritmo. La primera parte de la etapa es corredora y muy rápida, vamos a 5:30 min/km. rodando por el lecho de un río seco, luego viene una subida con mucha piedra y muy técnica ya que las piedras están cubiertas de arena y resbalan.
Luego una bajada de una duna con tanta pendiente que hay colocada una cuerda para poder bajar. Ha sido una etapa más variada y más chula que la de ayer. Esto mola! Aunque es difícil progresar por este terreno tan accidentado (piedras, dunas, terrenos arenosos, fech-fech, etc) Esta claro que el desierto no es sólo arena. 
Puesto etapa: 57. Puesto en la general: 55. (7º VH2). De momento vamos con buenas sensaciones, mañana saldremos conservadores por que el cuarto día es la etapa larga de 86 km.



3er día de carrera, martes 10 de abril (31,6 km):
Etapa previa a la gran etapa de 86 km. Era importante no "calentarse" mucho en esta etapa y reservar un poco. Además los 50 primeros hombres y las 5 primeras mujeres de la clasificación general saldrían el día siguiente en la etapa larga (86,2 km), 3 horas después que el resto de participantes, lo que aseguraba correr de noche durante un buen tiempo, algo que no me apetecía absolutamente nada. 
Fue la etapa más chula de todas. Una subida dura de inicio, luego una recta de unos 4 km para correr hasta el primer control en el km.13. Después una zona bastante técnica y aérea por una cresta de una montaña durante unos 3 kms, bajada, larga recta por una pradera desértica en la que parecíamos "bosquimanos" a la caza de algún animal. Luego la famosa subida del Jebel EL OTFAL donde hay colocada una cuerda en la pendiente para agarrarse y no caerse hacia atrás. Es una de las imágenes más famosas de Sables. Un montón de corredores uno detrás de otro subiendo agarrados a la cuerda para poder progresar.


Luego vendría una bajada técnica por una zona de piedras y arena ( peligrosa combinación por lo resbaladizo del terreno) y otra larga llanura de 5 km en la que se sucedían las dunas y las zonas pedregosas. Lo dicho una etapa espectacular.
En la Haima sigue el buen rollo, compartimos comida (Miguel el Mexicano, había traído hasta jamón Serrano!!), mecheros, cargadores solares y sobretodo...risas. 
Por la noche sobre las 11h. nos sorprendió la violencia del viento que sacudía nuestra Haima, era una tormenta de arena. Rápidamente la organización mandó desmontar los palos y echar la lona encima nuestra. Parecía que íbamos a salir volando en cualquier momento. Fuera se oía el ruido de cosas volando y chocando. Duró casi dos horas. A la mañana siguiente nos dijeron que se habían registrado vientos superiores a los 120 km/h. ya que los Todo Terrenos se habían movido y sólo lo hacían cuando el viento superaba los 100 km/h. Menos mal que había sido de noche y no durante el trascurso de una etapa. Nos hubiera puesto en grave peligro a todos. 
Puesto etapa: 77. Puesto en la general: 55.(7º VH2)



4º día de carrera, miércoles 11 de abril. (86,2 km):
Etapa "Doble marathon". La más dura y peligrosa si te equivocas en la gestión de la alimentación, hidratación , pies, etc.
Los 50 primeros hombres saldrían 3 horas más tarde. A las 11:15 h. Y allí estaba yo, sin habérmelo propuesto. La verdad es que el día anterior había regulado para no tener que salir tan tarde. Saliendo a las 11h, sales con más calor y estas más horas de noche. No me apetecía nada.
No obstante, el resto me decía que era una experiencia única el salir con los mejores y que era el objetivo de mucha gente, ya que la salida de los primeros con la línea de salida pintada en el suelo es una de las imágenes icónicas del MDS. Además, Alex, me había dicho que me colocará con él en primera línea y al lado de Rachid El Morabity, el favorito. Alex, acabó al final 7º de la general.Un crack!

La etapa como era de esperar con esa "start list" arrancó rápida. Durante el resto de la prueba me concentré en gestionar el ritmo, la hidratación y la alimentación. Nos habían dicho que iba a ser “corredera”, pero yo solo veía dunas y dunas. Que vas a esperar Luis estas en el desierto ;-).
Tuve mucho tiempo para pensar...no creo que el desierto me cambie la vida, ni he sentido ninguna revelación “especial”, pero si me dio por pensar en que en algún momento de la historia hemos traicionado y confundido nuestros valores de referencia. Valoramos al dinero por encima de todo, sin importarnos su origen. Nos da igual que haya sido conseguido de forma justa o injusta. En la antigüedad, se apreciaban otros valores más elevados como la sabiduría, la honradez o el coraje.



Me vinieron a la mente dos películas, "Lawrence de Arabia", donde se muestra en todo su esplendor la belleza e inmensidad del desierto, como un lugar que impone sus propias reglas. Constituyendo una especie de microcosmos al margen del mundo. Me encanta una frase de Peter O´Toole en un momento de la película que dice: " Un hombre puede ser lo que quiera. Tú lo dijiste. -Lo siento, creí que era cierto".
La otra película es una muy graciosa de los años 80 que se llama “Los dioses deben estar locos”.  Cuenta las aventuras y desventuras de unos bosquimanos del Sahara que encuentran una botella de cola-cola vacía lanzada desde una avioneta. Se vuelven locos intentaremos adivinar qué es aquello tan raro caído del cielo. De vez en cuándo salía una tribu corriendo de un lado para otro. Tiene otra frase muy buena, "hemos complicado tanto la vida, que ahora nuestros hijos deben pasar más de once años en la escuela sólo para comprender el mundo que hemos creado". 
Había momentos que me sentía como ellos, corriendo por medio del desierto.
Puesto etapa:68. Puesto de la general: 63 (7º VH2).



El jueves 12 de abril, era día de descanso para los que habíamos corrido la etapa larga del tirón y segundo día para los que habían decidido hacerla en dos días. 

5º día de carrera, viernes 13 de abril: Etapa Marathón (42,2 km):
Esta sería la ultima etapa puntuable ya que la última era la “benéfica”(7,7 km ) y no puntuable para la clasificación final.
En esta etapa decidí arriesgar un poco y salir algo más rápido que de costumbre ya que me encontraba fuerte. La “alegría “ me duró 23 kms. ya que a partir de ahí noté el cansancio acumulado de tantos días. Me costaba mantener el ritmo y al pasar zonas de dunas y arena blanda me dolían las piernas a morir. Intentaba aguantar el dolor pero mi cabeza suplicaba que bajara el ritmo o anduviera. Mi "estrategia mental" cuando no podía correr más era contar hasta 50 antes de parar y luego...si podía volvía a contar otra vez hasta 50 y así hasta que no podía más. Eso hacia que alejará de mí el umbral del dolor un poco más lejos de lo que lo tengo. Creo que gestionar esos momentos marcan la diferencia entre los  corredores “ profesionales” y los populares. Hay que tener una capacidad de sufrimiento enorme para no bajar el pistón en esos momentos.
Al final pensando en estas inquisiciones iba completando la etapa.
Pasamos por una antigua mina abandonada, era un paisaje espectacular, y desde allí nos quedaban 5 km a meta atravesando un terreno “arenoso y pedregoso” según indicaba el road book. A falta de 200 metros de meta había un corredor pidiendo a los demás que le cogieran de la mochila una especie de antorcha olímpica que portaba ya que quería entrar con ella en meta. Nadie le hacía ni caso, imagino que algunos por no entender inglés y otros por no pararse teniendo la meta tan cerca. Me puse a su lado y se la dí. Me estuvo dando las gracias casi hasta que entré en meta je,je, y una vez más pensé en lo poco que cuestan algunos detalles, pero lo poco que ponemos de nuestra parte para hacerlos.
Tiempo final de la etapa: 4h41 min.
Clasificación FINAL: 61 de la general (56 de hombres) y 6º de mi categoría de un total de casi 1.000 participantes que habíamos logrado finalizar la prueba. Por encima de mis expectativas que era simplemente acabar y lo que más me ha emocionado de esta experiencia es la convivencia con otras personas que quedaremos “hermanados” para siempre como “Sableros” ( finalistas de MDS).




6º  día de carrera, sábado 14 de abril: Etapa solidaria (7,7 km):
Ya habíamos decidido de antemano, hacerla todos los de la Haima juntos y así lo hicimos. Fuimos charlando, haciendo fotos y riendo todo el trayecto con esa “tonta” felicidad de haber acabado el Marathon des Sables, algo sólo al alcance de unos pocos y el que lo dude “que venga y lo haga”, como decíamos allí todos los Finishers. Una experiencia que siempre permanecerá con  nosotros. Además ha sido un lujo tener los compañeros de Haima que he tenido. Sois grandes!



Por la tarde cogeríamos un autobús que nos llevaría de vuelta a Ouarzazat. Eran 6 interminables horas con una parada de 45 min. para comer un pack de comida que nos daba la organización. 
A la llegada nos repartieron en tres hoteles de la organización.
Todos estábamos deseosos de cenar, darnos una ducha y poder dormir en una cama después de 9 días durmiendo en una especie de alfombra debajo de un toldo. 
Ese día me costó dormir, no sé si por la emoción de dormir en una cama o por el cansancio que llevaba que no me dejaba ni descansar.



Domingo 15 de abril:
El día siguiente teníamos el desayuno incluido y por lo qué comí fue más un almuerzo que un desayuno. 
Luego teníamos la recogida de la camiseta Finisher en el hotel de la organización.
Luisillo y Pedro habían traído 4 maletas con material escolar para repartir en una escuela de Ouarzazat. Es una escuela que está construyendo la fundación MDS para niños entre 4 y 11 años.
Fue muy emotivo y me hizo pensar en lo injusto que es la vida, ya que el hecho de nacer en un sitio u otro puede marcar radicalmente nuestro futuro.




Al mediodía fuimos a comer al restaurante “Dimitri”, uno de los mejores, si no el mejor restaurante de Ouarzazat. Tenía las paredes llenas de posters de las películas que se han rodado allí (Lawrence de Arabia, Stars Wars, Gladiator, etc.) y fotos firmadas de los actores.
Por la tarde habíamos decidido ir a la Kasbah y hacer algunas compras para la familia y amigos, pero antes nos echaríamos una siestecita que para algo éramos españoles. 
Alex se encontraba mal del estómago y se quedó en la habitación para recuperarse. Luego le llevé un yogurt que fue su cena.

Cena en hotel, una cervecita en el bar y a preparar la maleta ya que al día siguiente volaríamos de regreso a España con escala en Casablanca.
Todo había salido estupendamente. La organización nos comentó que este año había hecho menos calor (no habíamos superado los 40º), pero había hecho mucho más viento que otros años. 

Algo que quiero remarcar es la importancia de cuidar mucho los pies. Es la principal causa de abandono y problemas entre los participantes. Todos los días se veían personas andando absolutamente "cojas" por el campamento. Yo opté por unos calcetines que tienen separados los dedos (son como guantes pero de pies), de la marca Raidlight. Los recomiendo totalmente. 

No obstante, en nuestra Haima tuvimos la suerte de contar con Alex, que como buen "Pro" controla mucho este tema y se había traído una jeringuilla  de diabéticos con la que pinchaba y extraía el liquido a los compañeros que tenían alguna ampolla. Él incluso se pinchaba debajo de las uñas cuando se le ponían negras para sacarse la sangre. Daba un poco de grima pero le funcionaba. Yo, menos mal que lo necesité je,je. 

Lunes 16 de abril:
Nuestro avión salía a las 10h. Primero volábamos a Casablanca y luego a Madrid.
Durante el vuelo estuve charlando en inglés con una holandesa que tenía una agencia de viajes en Zagora, especializada en trekkings por el desierto. Alucinaba con lo que corríamos cada día y la distancia total (250 km.). Ellos solían andar entre una y dos horas al día. Iba a ver unos camellos que acababan de comprar. Me contó que la habían costado 1.800 € cada uno. Los había comprado con 6 años (viven hasta 27 años) y pueden estar hasta 14 días sin tomar ni una gota de agua. 

Como conclusión, para mí ha supuesto más una experiencia vital que una prueba deportiva y creo que es el enfoque con el que se debe abordar. La grandeza de esta prueba viene dada por la necesitad de conocerse, regular el esfuerzo, organizarse perfectamente y convivir con otras personas durante 9 días en el desierto del Sahara, en régimen de "auto-suficiencia. Tienes que llevar toda la ropa, saco de dormir, material obligatorio y comida necesaria para ser completamente autónomo durante todo ese tiempo. Estás aislado del mundo (sin móvil, sin internet, sin noticias del mundo). Algo que te hace separar lo verdaderamente importante de la vida de lo que nos intentan hacer creer que es "importante" y que muchas veces es completamente absurdo y  superficial. Una experiencia 100% recomendable para él que se la haya planteado alguna vez. No dudéis en preguntarme cualquier duda que tengáis que estaré encantado de ayudaros. Un abrazo!



Comentarios

Entradas populares de este blog

UTMB ( ULTRA TRAIL DEL MONT BLANC)

IRONMAN HAMBURGO