100 KM. MADRID-SEGOVIA

" Mírate al espejo, ahí tienes a tu rival"

Perfil carrera Madrid-Segovia

Dorsal, Tarjeta pasos y medalla 



El pasado sábado 20 de septiembre se celebraba la 5ª edición de la carrera 100 Km. Madrid-Segovia (por el Camino de Santiago).

Yo estaba inscrito a esta carrera desde que salieron las inscripciones (en mayo!) porque era una de las pruebas previstas para conseguir los puntos necesarios que hacen falta para participar en el Ultra Trail Mont Blanc (UTMB).Uno de mis objetivos para el año que viene. 

El UTMB es similar al Ironman Hawaii. Es lo máximo de los Ultra Trails (carreras de montaña con distancia superior al Maratón y en muchos casos superior a los 100 km). Son 168 km. recorriendo la zona del Mont Blanc y en la que pasas por tres países (Francia, Suiza e Italia). 

Al haberme clasificado para el mundial Ironman de Kona, se me planteaba la decisión de seguir adelante y correrla o dejarla y centrarme en mi preparación para Hawaii. 

La decisión no fue fácil. Muchos me decían que era una locura hacer 100 km. a tres semanas de Hawaii. Pero para mí, participar en Hawaii, es un premio a años de esfuerzo y dedicación y como he dicho muchas veces voy a disfrutarlo hasta el "último metro". Sé que me voy a emocionar cuando vea que no es un sueño, que es real, que estoy nadando con los mejores del mundo en Kailua Bay, rodeado de delfines, ver desde mi bicicleta como bajan acoplados la  Queen K Highway a velocidades de vértigo o poder correr junto a ellos por la mítica Alii Drive. Serán emociones que quiero mantener nítidas durante toda mi vida. 
Hace poco, en el IM de Copenague oía como alguien decía que no se acordaba de haber pasado por la famosa estatua de La Sirenita y...pasamos 4 veces!!. No quiero que me pase lo mismo.

La decisión estaba tomada. Participaría en la Madrid-Segovia, por que era lo previsto y por que no puedo olvidar que hago esto por que me divierte.Y me apetecía hacerlo. 

El plan, no obstante, era hacerla tranquilo sin poner en ningún momento en peligro la participación en Hawaii por lo que si sentía dolores que pudieran derivar en lesión o la cabeza decía basta, pararía y me retiraría. Algo que no ocurrió. 

La prueba discurre por el Camino de Santiago y las vías pecuarias por lo que la mayoría es por sendas y caminos de tierra de la sierra y el Parque Nacional del Guadarrama. Hay zonas como la del "Mirador de la Reina" o la Fuenfría" con paisajes realmente espectaculares. 
Se sale desde la Plaza de Castilla (Justo debajo de las Torres) a las 8:30 h. Los nervios se palpan en el ambiente. Una prueba de este tipo no se puede entrenar. No se pueden hacer 100 km. para probar como responde el cuerpo. Hay que hacerlo y comprobarlo cada uno mismo. 
Cuando no llevaba recorridos ni dos kilómetros, oigo...Luis!. Era Admín, un chico con el había coincidido en el Trail de Peñalara. Me dice que sabía que me encontraría por que se acordaba que le había dicho que estaba apuntado. Me dice que vayamos juntos. Yo que pensaba ir tranquilo!.
Los primeros 15 km. son hasta Tres Cantos y se pasa por Fuencarral y por mi barrio, Montecarmelo (primer y, por supuesto, no último momento de emoción). 
Los próximos 10 km. (hasta el Km. 26) discurren por el monte de El Pardo hasta Colmenar  Viejo. 
En el km.17,la primera sorpresa del dia, Enrique (Edecast) estaba en el Carril Bici. Cruzamos unas palabras, me dice que como vamos y al mirar el reloj veo que vamos por debajo de 6min/km. y que es demasiado rápido, me anima y continuo con una sonrisa en la cara.
En cualquier Ultra trail es importante no pensar en los kilómetros que quedan. No puedes llevar 40 km. y pensar que te quedan 60 km. Hay que dividir la carrera en tramos. Yo en mi caso particular suelo hacerlo aprovechando los puntos de control o avituallamientos.


Cerca de Colmenar Viejo (Km.29)

Llegamos a Colmenar y a la salida del pueblo, la segunda sorpresa del día. Javier y Diego,están con las bicis por allí esperando que pasara. Que grandes!. Cruzo unas palabras con ellos y me dicen que voy bien. Menos mal!, porque si en el Km. 29 voy mal, apaga y vámonos je,je.
En el Puente Medieval (Km.33)
En el Km. 33 está el avituallamiento del Puente Medieval. Allí está Juan del Club Aguaverde, mi primer Club de Triatlon. Charlamos un rato y me hace una foto. Gracias Juan!. El día nos está respetando aunque al fondo se ve la sierra cubierta de nubes. La previsión era de lluvias, esperemos que no se cumpla.
Sorpresa en Manzanares el Real! (Km.42)
El siguiente control de paso y avituallamiento está en Manzanares el Real y allí me emociono al ver que Paz y mis hijos han decidido venir a verme.Es alucinante!. Paro, me hago una foto con ellos y le digo a mi mujer que la quiero  ( no se puede imaginar cuánto). Llevo 4 horas y 10 min corriendo y ya he hecho una maratón, pero me encuentro bien.
El siguiente tramo es el que va hasta Mataelpino, 8 km. con una fuente espectacular a mitad de camino.
Luego nos adentramos en La Barranca y a 5 km. Cercedilla.
En el Km. 54 aproximadamente me empieza a doler la rodilla izquierda. Ya conocía ese dolor. Era el mismo que me martirizó durante casi 20 km. en el GTP. Decido parar y tomarme un ibuprofeno que fue lo que me salvó en aquella ocasión. Creo que fué el momento mas duro de toda la carrera.
Cercedilla, Km. 64,  es el punto clave de esta carrera. Muchos deciden retirarse allí y, de hecho es un punto donde se puede dejar una mochila con ropa de cambio, comida,etc que la organización lleva hasta allí desde Madrid. Hay paella y una ambulancia para curar posibles ampollas, rozaduras o cualquier tipo de lesión.
Me cambio de camiseta, calcetines y me acerco a la ambulancia para decirles que me duele horriblemente la rodilla. Me miran un poco y me dicen que puede ser una inflamación de la "Cincilla Iliotibial". Una inflamación de la rodilla que duele hasta impedir casi correr. Me dan un poco de reflex y me dicen que la decisión es mía. Decido seguir.
Salgo andando de Cercedilla y pienso que he venido a terminar y que no tengo prisa en llegar a Segovia. Alcanzo a otro corredor que también sale andando y le pregunto que que tál va. Me dice que está muy cansado y que ahora viene el tramo más duro de toda la carrera. Por que se me ocurrirá preguntar!.
Me cuenta que es militar y que el año pasado hizo 13 horas y que su ilusión era mejorar ese tiempo pero que lo veía muy difícil. Nos animamos mutuamente y entramos en la Calzada Romana (Km. 71). Decidimos correr un poco y veo que el dolor sigue. Es tán fuerte que rezo para que me duela otra parte de mi cuerpo y poder olvidarlo un poco. Aprieto los dientes. No hablamos. Sé que mi compañero (por que en los ultras no hay rivales, sino compañeros), también está sufriendo. Busco fuerzas en mi interior. Es increíble cómo cuándo pensamos que el dolor es insoportable y que no podemos dar un paso más, la mente puede anularlo y seguir como autómatas hasta vencer o "anestesiarlo". Son momentos en los que, conscientemente, estoy manteniendo una lucha contra el dolor. Intentando comprenderlo y entendiendo que son señales que me manda mi cuerpo avisándome que lo hace por mi bien, para evitar males mayores. Pero yo, a mi vez, sé que puedo soportarlo y que los limites están siempre un poco mas lejos de lo que creemos. Es un frágil equilibrio que a base de experiencia y de llevar nuestro cuerpo a situaciones límite podemos conocer cada vez mejor sin perderle nunca el respeto.
En esta lucha estaba cuando me doy cuenta que estamos llegando al final del Puerto de la Fuenfría ( Km. 78). Empezamos a descender por el lado segoviano de la sierra. Son 9 km. por los mágicos bosques del Guadarrama, casi todo el tiempo cuesta abajo. Pasamos la zona de la Desesperada. El nombre asusta pero no es para tanto. Yo diría incluso que ésta parte es la mas bonita de todo el recorrido y, llegamos a la carretera de Riofrio (Km. 92). Último avituallamiento y control de paso.Segovia cada vez está mas cerca!.
Le comento a mi compañero que si mantenemos el ritmo, llegamos en 12 horas. En buena hora se lo digo!. Saca fuerzas de flaqueza y decide acelerar un poco el ritmo. Yo, menos mal, que parecía que el dolor de la rodilla había remitido un poco y que al ver la meta tan cerca parece como que el cuerpo se activa. Cogemos a algunos corredores que nos precedían y bajamos a buen ritmo hacia Segovia. Son casi las 8 de la tarde y el sol empieza a descender. Está última parte la disfruto enormemente. Atrás quedan los malos momentos. Llegamos a una rotonda con una estatua de un pastor, cogemos una circunvalación y entramos en las afueras de Segovia. El GPS me marca 100 km.cuando llevamos 11 horas y 54 min. Algo falla. Preguntamos a otro corredor cuando le adelantamos y nos dice que la carrera son 102 km!!. Enfilamos por las calles de Segovia llenas de gente, callejeamos un poco y después de una bajada por un paseo ancho, giramos a la izquierda y...ahí está, el ansiado y colosal Acueducto. Nunca me imaginé que me podía hacer tanta ilusión verlo. Tiempo final: 12 horas y 3 minutos. Puesto: 68 ( 1200 inscritos).Distancia total: 102, 41 km. Ritmo medio: 7:04 min/Km. Ritmo en movimiento (sin paradas): 6:43 min/Km. Calorías consumidas: 6.920!.
Próxima parada Hawaii!!

Finisher  (Km. 102)

Comentarios

Entradas populares de este blog

UTMB ( ULTRA TRAIL DEL MONT BLANC)

MARATHON DES SABLES

BALANCE 2017 Y OBJETIVOS 2018